viernes, 22 de abril de 2016

A CUATRO MESES DE LOS JUEGOS

Estamos ya en la recta final para los Juegos Olímpicos. De manera apresurada, casi diría que semanal, se producen pruebas y competiciones que son la última esperanza de clasificarse para muchos deportistas, de todas las especialidades.

La semana pasada se ha disputado la prueba preolímpica de gimnasia en la misma instalación en la que se va a disputar la competición olímpica. Al margen del resultado, que no ha sido el esperado para la gimnasia artística española puesto que el equipo masculino no ha podido clasificarse al completo sino sólo un gimnasta, las noticias que nos llegan desde Río es la queja por parte de la FIG sobre la instalación. 

Sostienen que está mal iluminada, tanto en el área de competición como de entrenamientos; que hay cortes de fluido eléctrico, que el cableado del sistema informático de la empresa que lleva la puntuación no está lo suficientemente oculto y que puede haber peligro para los gimnastas, que caminan descalzos. En fin, no son buenas noticias.



Pero es que el presidente de la FINA, federación internacional de natación, ha manifestado algo parecido con la instalación de las actividades acuáticas. Por primera vez, las pruebas de natación, natación sincronizada, fase final de waterpolo y saltos de trampolín se van a disputar en el mismo centro. Va a haber que ha hacer encaje de bolillos para cuadrar todas estas competiciones y, además, se queja de la insuficiente capacidad que unas pruebas como estas necesitan. En las tres últimas citas olímpicas las instalaciones para la natación tenían una capacidad para 18.000 espectadores y parece ser que la de Río va a tener menos de 14:000. Además, en contra de lo que habían prometido, la instalación va a ser temporal y será desmontada una vez que finalicen los JJOO y Paralímpicos.



Hay más; el tren (o metro) que comunica la zona de Barra con Copacabana, que tenía que haberse acabado en 2015, va a estar (por los pelos) listo; la tuneladora que abre el hueco necesario ha terminado de hacer su trabajo hace un par de semanas y esperan que pueda estar en funcionamiento a finales de junio o principio de julio. Esperemos que sea así por el bien de todos porque ese trayecto en metro son 30 minutos y en superficie, si hay atascos, puede llevar a más de dos horas.
Lo cierto es que no me tranquiliza nada-nada todo lo que va llegando desde Río y los preparativos finales.

 

Paloma Del Río
Coord. Patrocinios y Federaciones
Dirección Deportes TVE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada